miércoles, 15 de julio de 2015

Polos de gazpacho ó gazpacho-polos


Si es que con la ola de calor que está azotando y deshidratando a todo el país, no es de extrañar que sólo nos apetezca comer ligero y fresco ¡Este verano ha llegado con fuerza! Es un calor abrasador capaz de cocinarnos en nuestro propio jugo a cada uno de nosotros en tiempo récord.

Para que sobreviváis a este verano infernal, no os aséis y continuéis siguiendo mi blog (No me gustaría tener bajas entre mis seguidores) Además de una receta refrescante, también os daré unos consejos básicos para sobrellevar mejor estas altas temperaturas: El agua es "tu mejor amiga", no olvidéis tener a mano agua  fresca para estar bien hidratados, evitar salir a la calle y hacer esfuerzos físicos al aire libre en las horas de más calor (Nada de ponerse a hacer footing, como si no hubiera mañana a las 3 de la tarde) Y como no, siendo andaluza os recomiendo practicar "siesta time" y hacer comidas ligeritas (Ensaladas, pescados a la plancha, verduras y frutas...)

Y como no hay nada mejor para refrescarnos que un buen gazpacho casero frío, frío, frío ... Atentos porque en vez de tomarlo como siempre, lo vamos a tomar en forma de polos ¡¡Llegaron los gazpacho-polos!!   
Una forma distinta, divertida y riquísima de tomar nuestro gazpacho de siempre. La receta del gazpacho varía en cuanto a cantidades y algún que otro ingrediente en cada casa, yo os pongo la receta de mi gazpacho andaluz.


Ingredientes:
1 diente de ajo
1/2 cebolla mediana
500 gr de tomates maduros
1/2 pimiento verde italiano
1/2 pepino mediano
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas de vinagre de vino blanco (según gusto)
Sal al gusto
Agua fría

Elaboración:
1. Lavar los tomates, el pimiento y el pepino. Dejar escurrir.
2. Pelar y trocear el pepino y la cebolla.
3. Descorazonar los tomates, quitar la pepitas y cortarlos en trozos al igual que el pimiento.
4. Poner los ingredientes troceados en el vaso de la batidora o en el recipiente que vayamos a utilizar para ello.
5. Añadir la sal, el aceite y el vinagre.
6. Triturar todo muy bien. Probar y rectificar de sal o vinagre hasta que esté a vuestro gusto.
7. Añadir el agua fría hasta que el gazpacho tenga la consistencia que queráis, no os paséis y lo agüéis
8. Verter el gazpacho en las poleras, dejar congelar y tendréis listos vuestros gazpacho - polos.


Consejos:
Normalmente no le echo pan al gazpacho para que sea más ligero, pero vosotros le podéis añadir si queréis pan duro del día anterior.

¡Ojo! Para conseguir un buen gazpacho y bien rojo los tomates tienen que estar bien maduros.

Un truco para desmoldar los polos es pasarlos por el chorro de agua fría aproximadamente un minuto, ya veréis que se desmoldan muy fácilmente.