miércoles, 28 de enero de 2015

Pastas de mantequilla




Por fin estoy de vuelta después de Navidad, atrás quedaron las comilonas, las quedadas con amigos, familiares, los excesos... Ahora toca la vuelta a la normalidad y a intentar cumplir esos propósitos para el año nuevo que nos hemos propuesto.

 En Navidad tuve la suerte de recibir un magnífico regalo de mis amigos de Lékué, el molde puzzle de galletas. Es ideal para compartir con los niños y que participen en la receta, en casa no hay niños, pero disfrutamos igualmente haciendo galletas con formas de animales y luego montando el puzzle. Además no se tarda nada, porque con el molde puedes cortar 15 galletas de una vez y quedan perfectas.

La receta de pastas de mantequilla que utilicé es la del libro de Caroline Bretherton (Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes: dulces y salados - Editorial Blume), un libro que os recomiendo 100%.

Ingredientes:
  • 100 g de azúcar glas
  • 225 g de harina tamizada
  • 150 g de mantequilla sin sal (a punto pomada)
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
Elaboración:
1. Precalentar el horno a 180º.
2. En bol poner el azúcar, la harina tamizada y la mantequilla. Mezclar a "pellizquitos" la mantequilla con la harina y el azúcar hasta formar migas.
3. Añadir la yema de huevo y la esencia o extracto de vainilla y mezclar bien con una espátula o cuchara de madera.
4. Poner en una superficie, previamente enharinada y amasar bien hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.
5. Extender la masa con el rodillo sobre una superficie enharinada. El grosor de la masa debe ser de unos 5mm. Espolvorear harina por la cara superior también de la masa.
6. Darles la forma con un cortapastas y pasar a la bandeja de hornear, colocar previamente papel de hornear en el fondo de la bandeja para evitar que nuestras pastas se peguen.
7. Hornear de 10 a 15 minutos hasta que las pastas estén doradas por los bordes.
8. Una vez pasado el tiempo indicado, sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla.

Consejos:
Utilizad los recortes, hacedlos una bola, amasadlos un poco, extenderlos, cortarlos y al horno.
Podéis bañar las pastas en chocolate si lo preferís.