jueves, 8 de mayo de 2014

Tortillitas de tempura con col lombarda, manzana y miel


Tengo la suerte de tener frutas, verduras y hortalizas frescas gracias al huerto que mi familia tiene, un hobbie la mar de provechoso, que nos asegura tener productos de temporada "de la huerta a la mesa" todo el año. 
Aprovechando una col lombarda que tenía en casa, empecé a darle vueltas para idear una receta nueva en la que incluir la col y se me ocurrió la idea de hacer unas tortillitas parecidas a las de acelgas, haciendo una tempura y sustituyendo las acelgas por col lombarda
finamente rallada con la mandolina como si fuésemos a hacer ensalada coleslaw... y al pensar en la ensalada de col, me di cuenta de que la manzana le iría de fábula y ... et voilà! Así ha nacido esta receta, que ha sorprendido a los que la han podido probar. La textura crujiente y la sabrosa mezcla de la col, la manzana y la miel la hacen un aperitivo delicioso, además el colorido que le da la col es ¡espectacular! Espero que os guste.

Ingredientes:


  • 150 gr de col lombarda (cocida)
  • 1 manzana 
  • 1 yema de huevo
  • 1 vaso de agua muy fría
  • Harina la que admita (Mitad de harina normal de trigo y mitad de maizena)
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva extra
  • Miel


Elaboración:

1. Cortar la col lombarda en juliana (yo utilicé la mandolina) y ponerla a cocer con sal unos minutos. Escurrir y reservar una vez cocida.
2. Cortar una manzana en juliana (también utilicé la mandolina), echarla en un bol junto con la col, incorporar la yema de huevo batida y una pizca de sal. Añadir el agua fría, mezclar e ir incorporando la harina que admita. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea y suave.
3. Calentar una sartén con aceite de oliva y freír vertiendo la masa con una cuchara. Dorar por ambos lados. Escurrir el exceso de aceite poniendo papel absorbente en un plato.
4. Verter miel por encima.

Consejos: 

La masa no tiene que quedar demasiado líquida ni tampoco espesa, para que os hagáis una idea, el punto de la masa es como la masa de las tortillas de camarones.
Debéis controlar la temperatura del aceite, si la temperatura es demasiado alta se os quemarán las tortillitas por fuera y por dentro quedarán crudas.