lunes, 14 de abril de 2014

Frittata de patatas con espinacas



La frittata es un plato popular de origen italiano y surgió a partir de restos de comida sobrantes del día anterior que cocinaban los campesinos. Es parecida a la tortilla francesa. La forma de cocinarla es incorporar a los huevos en la sartén los ingredientes, se cocina levemente para terminar de hacerse en el horno. Se pueden elaborar frittatas de vegetales, carnes y quesos e incluso incorporarles pasta cocida sobrante. La frittata más conocida es la de cebolla o "frittata di cipolle". 



Ingredientes:
  • 4 patatas grandes
  • 200 gr. de espinacas
  • 5 huevos
  • Queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Media cebolla
  • Sal

Elaboración:
1. Precalentar el horno a 200º.
2. Lavar y pelar las patatas. Cortarlas igual que si fuesen para hacer tortilla de patatas. Poner a hervir (unos 5 minutos) hasta que estén cocidas. Reservar.
3. Pochar media cebolla en una sartén con aceite de oliva.
4. Lavas y cocer las espinacas de 3 a 5 minutos, escurrir el agua y reservar hasta que se enfríen.
5. Batir los huevos en un bol y sazonarlos y verter en una sartén engrasada con un poco de aceite de oliva, añadir las patatas, las espinacas, la cebolla. Presionar un poco para quede compactado y por último añadir el queso parmesano rallado por encima. Cocinar (sin darle la vuelta) a fuego medio-alto unos minutos hasta que el huevo se cuaje un poco.
6. Verter en una fuente de hornear previamente engrasada con aceite de oliva y gratinar hasta que se dore y este cocinada o al punto que os guste (a mi gusta jugosa por dentro).

Consejo: 
Podéis cortar las patatas en rodajas finas o en cuadrados, que es como yo lo hice, cuestión de costumbre.
No os paséis cocinando en la sartén la frittata o os quedará demasiado seca al sacarla del horno.
Si vuestra sartén es apta para horno podéis hornear la frittata directamente sin cambiarla a una fuente refractaria.