sábado, 1 de marzo de 2014

Croquetas de ventresca y pimientos del piquillo



Azucarglasseros a estas alturas ya sabréis que soy una croquetera adicta, en casa nos encantan, así que casi siempre tengo en el congelador. Ayer pensé en hacer, abrí el congelador tan tranquilamente, sin sospechar la tragedia que estaba a punto de suceder, busqué, busqué...no daba crédito ¡¡no había!! Con lo socorridas que son, fries unas cuantas, haces una ensalada o las acompañas de verduras y... voilà!, ya tienes una comida la mar de rica, además como entrante son perfectas ¡Benditas croquetas! Como ya os imaginaréis me puse a hacer croquetas en cuánto pude.


Las croquetas se pueden hacer de mil ingredientes, por eso ayer quise probar a hacer unas croquetas diferentes, unas que no había hecho en casa nunca, elegí hacerlas de ventresca de atún y pimientos del piquillo, el resultado han sido unas croquetas de un sabor suave y delicioso ¡estaban de muerte! Les recomiendo estas croquetas a todos los croqueteros como yo.

Ingredientes:

  • 1 lata de pimientos del piquillo
  • 4 barritas de surimi
  • 1 lata de ventresca de atún
  • 1 cebolla mediana
  • 100 gr de harina
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • 1 litro de leche
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:
1. Picar la cebolla y pochar en aceite de oliva utilizando una sartén.
2. Añadir a la cebolla, los pimientos del piquillo, y el surimi muy finamente picado todo, echar la ventresca de atún y cocinar unos minutos removiendo.
3. A fuego lento, incorporar la harina y no dejar de remover durante unos 4 o 5 minutos. Tiene que quedar una masa solida, osea un "mazacote" de masa que no pega a la sartén.
4. Incorporar la leche muy poco a poco, sin dejar de remover para que no se formen grumos. Remover mientras incorporando la leche y se va cocinando la masa al menos 10 minutos.
5. Sazonar y condimentar la masa con la pimienta y la nuez moscada.
6. Verter la masa sobre una bandeja y dejar enfriar durante horas.
7. Prepara un bol con los huevos batidos, otro con el pan rallado. Con la ayuda de una cuchara coger la cantidad de masa deseada, les damos formas, las pasamos por huevo y luego por pan rallado.
8. Freir en abundante aceite de oliva caliente y escurrir sobre papel absorbente.

Consejos: 
La cebolla no tiene que estar  dorada, sino pochada, que quede transparente.
La ventresca la tenemos que añadir quitándole todo el aceite, para que la masa no tenga un exceso de aceite.
La cantidad de leche es la que la masa admita, tened en cuenta que la masa no tiene que quedar líquida.
Yo hago la masa, la dejo enfriar hasta el día siguiente que es cuando hago las croquetas.
No pasarnos con la temperatura del aceite a la hora de freir las croquetas porque las podemos quemar.