domingo, 16 de febrero de 2014

Rebajar la sal en un guiso

Seguro que alguna vez se os ha pasado la mano con la sal en un guiso, eso tiene solución con un "truco de la abuela" que os voy a dar.
Solo tenéis que echar dos o tres rodajas gruesas de patata cruda al guiso, déjalo cocinar durante una media hora más o menos y luego retira la patata.
Las patatas absorben la sal, rebajando así la cantidad  en la comida.