viernes, 17 de enero de 2014

Spaghetti a la arrabiata con langostinos


Buenas tardes azucarglasseros, la receta que os traigo hoy ha sido todo un descubrimiento para mí, no creí que estarían tan deliciosos los spaghettis a la arrabiata con langostinos, aunque los he hecho con un toque diferente. Su sabor me recuerda a las gambas al pil pil.

Aprovechando que tengo el congelador a tope de langostinos (regalo de mi madre, que cada vez que viene me surte de toda clase de pescados y mariscos, porque según ella los que como aquí no son tan frescos como los de Málaga) así que decidí hacer algún plato con ellos, primero pensé en hacer un pil pil, luego pasta, al final me decidí por una mezcla de las dos y el resultado es esta receta, un plato de lujo, que tenéis que probar.

El toque secreto se lo he dado con una cucharadita de pimentón dulce y vino blanco, que le da un estupendo sabor junto con la salsa de tomate.
Desde hoy uno de mis platos de pasta preferidos, junto con mis amados spaghettis carbonara.


Ingredientes (para 2 personas): 

  • 160 gr de spaghetti
  • 100 gr aproximadamente de langostinos o gambas 
  • 1 bote pequeño de tomate frito natural
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 3 dientes de ajo
  • 1 o 2 guindillas (al gusto)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal


Elaboración: 

1. Hervir los spaghettis en abundante agua con sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra hasta que estén "al dente".
2. Pelar las gambas y limpiar las gambas.
3. Pelar y picar los ajos muy finamente.
4. En una sartén echar un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, poner a fuego medio, añadir primero el ajo picado, luego 
las gambas sazonadas y un chorrito de vino blanco, cocinar has que las gambas estén hechas.
5. Añadir a la sartén con las gambas y el ajo, el tomate frito, dejar cocinar bien la salsa de tomate.
6. Añadir después el pimentón, la guindilla, rectificar de sal y mezclar todo bien en el fuego.
7. Verter la salsa en la olla con los spaghettis.
8. Servir con orégano o albahaca por encima.

Consejo: si os gusta más picante, sustituir el pimentón dulce por picante, pero tened cuido con la cantidad.
Si no os gusta el picante, podéis echar la guindilla entera, así no estará tan picante como si cortáis la guindilla y si además la echáis al final de la cocción de la salsa de tomate, no quedará tan picante.
Podéis sustituir los langostinos por gambas, yo utilice langostinos porque era lo que tenía en casa.