miércoles, 25 de diciembre de 2013

Roscos fritos


Esta receta es sin duda algunas de a las que más cariño tengo, recuerdo a mi abuela hacer estos roscos desde siempre, con el rico aroma a canela y limón. Desde que ella no está mi madre los sigue haciendo.
En mi pueblo aún se tiene la costumbre de reunirse mujeres que o bien son familia, vecinas o amigas para hacer dulces, ya pueden ser estos roscos fritos, buñuelos, suspiros o otros dulces típicos de la zona, es una bonita tradición que recuerdo desde que era una niña.

Con estas reuniones se ayuda a mantener la tradición viva para que lleguen hasta nosotros estas recetas tal y como las hacían nuestras abuelas, antes de ellas sus madres y así sucesivamente.

Estos roscos son tradicionales de la malagueña Serranía de Ronda, son muy populares y se elaboran en diferentes pueblos de la zona, es típico hacerlos para Navidad, Semana Santa o sencillamente para acompañar de un buen café de puchero en las frías tardes de invierno y además una sana opción en vez de bollería industrial.


Mi madre hace una olla, y aunque parezca que son muchos siempre faltan, porque todo el mundo que los prueba no puede comer solo uno, son un vicio.


Las receta es muy simple, con ingredientes que todos tenemos en casa y muy económicos, tomad nota.


Ingredientes:

(Estos medidas son por cada huevo que echéis)

  • 5 cucharadas de aceite
  • 5 cucharadas de leche
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita colmada de bicarbonato
  • Ralladura de limón al gusto
  • Canela en polvo al gusto
  • Harina hasta que espese


Elaboración:

Primero echar los huevos en un bol y batirlos.
Incorporar a los huevos, el azúcar, el aceite, la leche y batir con un batidor de barillas hasta incorporar todos los ingredientes.
Terminar de incoporar el resto de ingredientes y mezclar.
Darle forma con las manos a los roscos, freir en abundante aceite de oliva bien caliente.
Cuando se doren los reservaremos y los rebozaremos en azúcar.

Truco: Tener en cuenta la masa deberá quedar bien para trabajarla con las manos, pero que se pegue un poco, el truco para que no pegue en las manos es untarnos aceite de oliva en las manos para poder trabajar la masa sin que se nos pegue.

Más o menos para 2 huevos, necesitaremos un poco más de 1/2 kilo de harina, para que tengáis una idea. 
Deben quedar esponjosos en el interior y nada aceitosos.