sábado, 14 de diciembre de 2013

Crema de guisantes


Hoy no sabía que hacer para almorzar, pero quería comer verduras, así que me acordé de unos guisantes que tenía congelados y pensé en hacer una crema de guisantes, a la que añadí unas cuantas verduras y  el resultado fue sorprendente, una crema sabrosa y ligera.

A mí como a casi todos o todos los niños no me gustaban las verduras, ni horas que he pasado delante de platos de verduras...

Solo comía sopa de verdura triturada con el pasapurés y con mucho esfuerzo, este hábito todavía lo conservo, aunque ahora es por costumbre.
A medida que he ido creciendo a ido en aumento mi amor por las verduras y ahora me encantan de todas las formas.
Hace años mi madre no me hubiera imaginado comiendo una crema de guisantes y mucho menos haciéndola yo misma con tanto entusiasmo.
La receta de hoy es en honor a ella, a mi madre, la mujer que más verduras come del mundo y la que no se cansa de repetir: ¡Tenéis que comer más verduras!
El caso es que no se si ha sido de tanto escucharlo o  por otra cosa, pero me gustan las verduras, ¡si mamá, me encantan las verduras! Has conseguido el mayor reto de una madre en la cocina.

Ingredientes:

  • 500 gr guisantes
  • 4 champiñones
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín grande
  • 60 ml de nata para cocinar
  • Sal
  • Aceite


Elaboración:

Cortamos la cebolla finamente y la pochamos en una sartén con aceite, cuando este dorada la reservamos.
Poner a cocer los guisantes en una olla con agua, sal y un chorrito de aceite de oliva, añadir la cebolla pochada.
Pelamos, cortamos el calabacín en dados y los champiñones, los ponemos a cocer junto a los guisantes.
Dejar cocer unos 25 minutos aproximadamente.
Triturar y añadir unos 60 ml de nata (la mitad de un brick pequeño) y rectificar de sal.